Estamos sufriendo un trauma colectivo que nos cambiará para siempre, al igual que a nuestro estudiantes y familias.

Esta carta abierta ha sido firmada por MORE, AQE, CEJ, CEC4, CEC5, CEC6, CEC 14, Rank & File Action/PSC, OFENY, NYCOptOut, P.S. 364M Earth School, P.S. 194K Raoul Wallenberg, IntegrateNYC, and Teens Take Charge. ¿Es parte de una organización que desea firmar? Por favor complete el formulario aquí.

[For English, click here]

Estimado Canciller Carranza, Honorable De Blasio y NYSED Comissionada Interina Shannon Tahoe,

Estamos sufriendo un trauma colectivo que nos cambiará para siempre, al igual que a nuestro estudiantes y familias.

En una crisis global como esta, cuando literalmente nuestra sobrevivencia se apeligra, deberemos estar enfocados en el bienestar de nuestros estudiantes y familias. Sin embargo, nos han forzado a ignorar lo que sabemos de pedagogía y el desarrollo de la niñez para imponer un sistema nuevo de aprendizaje a nuestros estudiantes que perpetúa la desigualdad, que desalienta el aprendizaje significativo y que fracasa en ofrecer apoyo social y emocional en un momento cuándo nuestros estudiantes más lo necesitan. Y como si eso no fuese suficiente, las vacaciones de primavera que todos — estudiantes, maestros y personal — desesperadamente necesitan, han sido canceladas.

Le estamos escribiendo como padres, personal y estudiantes del departamento de educación de Nueva York que tenemos preocupaciones urgentes sobre el bienestar de los niños, familias y educadores de nuestra ciudad. 

La transición a aprendizaje a distancia ha sido muy rápida y se ha instruido mantener las expectativas académicas rigurosas; esto ha sido un estresor y causado ansiedad para toda las familias durante este momento tan difícil. Esta transición ha exacerbado todas las inequidades que existen en nuestro sistema escolar; enseñamos a más de 100,000 estudiantes sin hogares, y 750,000 estudiantes que no tienen los recursos básicos antes de que esta crisis comenzara. Ahora, nuestro estudiantado diverso se encuentra enfrentando más circunstancias diversas,  pero sin la diferenciación necesaria de nuestro sistema escolar en persona. Mientras tenemos unos cuantos estudiantes que tienen los recursos para participar completamente en la enseñanza remota, muchos más no los tienen. Tenemos estudiantes que están cuidando a sus hermanos menores mientras sus padres están trabajando, otros no tienen acceso a la red consistentemente, estudiantes cuyos guardianes han perdidos sus trabajos dado al COVID-19, estudiantes con familiares enfermos o que han fallecido, estudiantes que se tienen que mover entre sus hogares y las casas de sus niñeros o centros de cuido a diferentes horas del día y noche, estudiantes que no tienes las necesidades básicas escolares, otros que no hablan inglés en sus hogares, haciéndolo imposible para que sus padres lo ayuden con la enseñanza a distancia mientras otros estudiantes no tienen un lugar tranquilo y silencioso donde pueden hacer sus tareas de una manera exitosa.

La diversidad de las experiencias en diferentes hogares es también la realidad para los pedagogos. Muchos maestros están manejando horas largas del aprendizaje a distancia y a su vez cuidando sus niños o familiares envejecientes. Los esposos y hermanos de los miembros del personal académico puede que hayan perdido sus trabajos. Los terapistas ocupacionales y del habla que requieren hacer conferencias en video no siempre tienen acceso a la red que sea confiable en sus hogares. Padres envejecientes pueden estar enfermos o de cama. Muchos maestros han perdido compañeros a causa del COVID-19. 

Sin embargo, el personal de las escuelas han estado trabajando a todas horas del día para poder cumplir con nuevos mandatos y las necesidades de sus estudiantes.  Los estudiantes también se preocupan sobre las implicaciones que todo esto tendrá sobre sus calificaciones y sus futuros. Ellos reportan estar trabajando muchas horas más que lo normal cuando están participando en la escuela típica. Padres de niños menores han compartido el volumen masivo y el tenor del trabajo que se les ha asignado a sus niños que es mucho más de lo usual y de lo que pueden manejar en sus hogares.

Proponemos las siguientes enmiendas al plan de emergencia del aprendizaje a distancia y remota de la ciudad para poder proteger a nuestros estudiantes, padres y educadores en una manera compasiva, sustentable y equitativa.

1- La Academia “Más Despacio”: Tenemos que reducir la velocidad de las expectativas académicas y del trabajo. Se le debe de dar la directiva a las escuelas através de todo el sistema que tienen que dar menos trabajo. Como mucho, las escuelas deberían de proveer 3 horas de instrucción para estudiantes de escuela superior, 2 horas para estudiantes de escuelas intermedias y elemental y 1 hora para pre-kinder y kinder. Si se sobrepasa de este marco de tiempo, todo material adicional debería de ser opcional, atractivo y apoyador. Maestros y el personal de la escuela deberían de tener la flexibilidad de trabajar a su paso y no tener que adherir a un horario de día completo de instrucción en vivo. Las expectativas de carga de trabajo de los servicios relacionados también amerita flexibilidad y las decisiones de participar en el aprendizaje a distancia no debería de ser un factor en las decisiones de retener estudiantes.

2- Enseñanza Informado por Trauma: En vez de enfocarnos en prácticas académicas tradicionales, las escuelas deben redirigir esfuerzos, enfoque y energía para proveer apoyo social, emocional y logístico a sus estudiantes y familias. Esto se puede hacer através de llamadas uno a uno con sus maestros, dándole a niños y maestros la flexibilidad de llamarse durante el día, una cita por vídeo con amistades y otros estudiantes, apoyos mutuos para familias que necesitan comida, apoyo legal o de salud, haciendo más tiempo para arte, música, escritura creativa y proyectos dirigidos por estudiantes.Esto debe incluir actividades creativas y acogedores donde nuestros estudiantes puedan procesar los momentos que estamos viviendo, cómo fue que llegamos aquí, y cómo podemos crear una sociedad más justa mientras seguimos adelante.

3- Reducir el valor de las calificaciones: Dado a la amplia gama de circunstancias que nuestros estudiantes enfrentan, es completamente inequitativo cualificar el trabajo de ellos en estos momentos. El departamento de educación debería de anunciar ahora que suspenderán el informe de notas de junio. Al igual, las evaluaciones de maestros hechas por sus supervisores del año 2019-2020 también se deberían de suspender. En ningún mundo es viable ni apropiado evaluar a un maestro bajo estas circunstancias sin precedentes y son recursos que el departamento de educación malgastara al intentar de hacerlo. Deberíamos de seguir las recomendaciones hechas por líderes de educación mundiales y prioritarizar reuniones y las necesidades básicas físicas y emocionales de nuestros estudiantes, personal y familias.    

4- Necesitamos un descanso: La decisión del gobernador fue como una bofetada en la cara para el personal de las escuelas, maestros y estudiantes que han estado trabajando increíblemente fuerte estas últimas semanas. La falta de confianza hacia nuestros estudiantes y familias en tomar esta decisión es ofensiva. La suposición que un dia entero sin trabajo escolar académico causaría que estudiantes salgan de sus hogares y correrán como salvajes por la ciudad viene arraigada en racismo, y ha sido contrarrestado cada fin de semana que hemos vivido desde que cerraron las escuelas. Después, el alcalde añadirle más al insulto al includir viernes Santo y Pascuas cómo días de trabajo es ofensivo a nuestras families y maestros judíos y cristianos. Pero más importante que todo eso, ese tiempo es esencial para tomar un receso del aprendizaje significativo y la salud mental. Estamos susistiendo con lo más mínimo, y lo más que necesitamos en estos momentos es poder alcanzar nuestro aire, planificar por adelantado, realizar trabajos atrasados, poder compartir con nuestras familias y cuidarnos un poco. Si el personal de las escuelas se siente así, inadvertidamente esto afectará su trabajo y eventualmente afectará la instrucción brindada para los niños y su capacidad de apoyar a las familias, causando tremendo impacto negativo. Le hacemos un llamado a la ciudad y al estado que restauren el receso académico de primavera o algo parecido para mayo.

5- Aumentar las iniciativas de salud pública: Los recursos considerables que tiene el departamento de educación debería de ser apalancado inmediatamente para hacer encuestas y alocar recursos para apoyar las necesidades de salud de nuestras comunidades. Maestros están en contacto directo con nuestros estudiantes y podemos preguntarle cuáles son sus necesidades y cómo los podemos ayudar.  Escuelas necesitan fondos de emergencia para tener colaboraciones internas entre educadores y trabajadores de salud para poder proveer nuestras comunidades con medicinas, materiales para limpiezas, comida y otros recursos para mantener una calidad de vida. Nuestras comunidades necesitan una distribución masiva de artículos, como medicamentos, para asmáticos o la creación de centros de tratamiento para asmáticos en barrios donde hay sobre contaminación en el ambiente. Data que ha adquirido el departamento de educación sobre estudiantes con discapacidades, inglés como segundo idioma, recogido de comidas y las necesidades de salud de nuestros estudiantes se debería de hacer disponible a asociaciones de padres, los consejos de educación de la comunidad, y las organizaciones de la comunidad para poder apoyar a las familias.  Finalmente, necesitamos fondos de emergencia para apoyar duelos y terapias para nuestros estudiantes y personal en las escuelas para los que han perdido familiares, maestros y colegas al coronavirus. 

Cuando miren atrás a este tiempo, nuestros estudiantes no pensarán en lo que aprendieron en matemáticas, química o historia. En lo que sí pensarán es como sus escuelas los apoyaron a ellos y a sus familias. Recordarán los miembros de personal de sus escuelas que los llamaron para verificar que estaban bien.Recordarán como las escuelas reaccionaron al saber que uno de los miembros de su comunidad falleció. Recordará al maestro o maestra que los permitió escribir libremente o dibujar para procesar este tiempo tan espantoso. Recordarán miembros de la comunidad que les entregaron comidas, medicina o necesidades escolares en sus hogares.  Ellos recordarán a los que abogaron por ellos y por sus familias y a la vez los empoderaron a que se vieran como los que encontraron soluciones a problemas durante este tiempo de crisis.  

Ayúdenos estar ahí por nuestros estudiantes y para uno y el otro. Necesitamos deacelerar las expectativas académicas, implementar principios informados por trauma para el aprendizaje social y emocional, cancelar las notas de junio para reducir su valor,  abolir los asesoramientos y evaluaciones de maestros, aumentar las iniciativas para salud pública y finalmente reimplementar el receso académico de primavera para todos. 

Firmado:

MORE Caucus

Alliance for Quality Education

Integrate NYC

Teens Take Charge

Coalition for Educational Justice 

Community Education Council 4

Community Education Council 5

Community Education Council 6

Community Education Council 14

Rank & File Action/PSC

Organizing for Equity NY

NYCOptOut

P.S. 364M Earth School

P.S. 194K Raoul Wallenberg

Zhaisia Lessey
Aneasah Lewis
Alonica Noble
Sharon Paige
Alfonso Perez
Ana Maria Ramirez
Tenae Roberts
Thomas Rodney
Barbara Rogers
Kaliris Salas
Lisandra Sanchez
shanna schwartz
Hillary Severino
Shino Tanikawa
Erica Villalba
Margaret Woodman-Russell
Aniya Young

Traducido por Kaliris Yimar Salas-Ramirez

%d bloggers like this: